Cuatro claves para entender la relevancia del primer vuelo tripulado de SpaceX

Para el pasado miércoles 27 de mayo se encontraba programado el lanzamiento de la nave espacial Crew Dragon, el cual debió posponerse debido a las condiciones climáticas del momento. La nueva fecha escogida es este sábado 30, día en que la Estación Espacial Internacional se encuentra en una órbita más cercana al punto de lanzamiento.

El evento concentró gran atención no sólo en Estados Unidos, sino que también en gran parte del globo. Para comprender a qué se debe este gran interés, enumeramos las principales claves para comprender el fenómeno generado en torno a este lanzamiento espacial.

SpaceX y su relación con la NASA

Transmisión completa del lanzamiento postergado

SpaceX es una compañía fundada por Elon Musk en 2002, respondiendo a su sueño de alguna vez llegar a Marte y sentar las bases para el desarrollo del turismo espacial.

Si ya la presencia de Musk es atractiva para algunas personas, dada su excentricidad y el carácter innovador de muchas de sus iniciativas, más lo es el vínculo entre su compañía y la NASA, agencia que se convirtió en cliente de SpaceX para potenciar el proyecto de volver a llevar personas a la Luna y Marte.

Había competencia en el camino, como Boeing, Virgin Galactic y Blue Origin, de Jeff Bezos. Sin embargo, la ventaja que SpaceX posee sobre ellos es que sus cohetes cuentan con la capacidad de volver a la Tierra tras un lanzamiento, condición que los hace reutilizables y que reduce muchos costos asociados.

Asegura a la NASA su independencia de Rusia

Las últimas misiones espaciales tripuladas de la NASA, gestionadas con naves y desde territorio estadounidense, datan desde 2011. Posterior a esa fecha, Rusia fue un socio estratégico, proporcionando sus plataformas y la cápsula Soyuz.

Con el paso del tiempo, los costos relacionados a esta actividad empezaron a aumentar sostenidamente, dado que Rusia contaba con el monopolio de esta área. Aunque China también cuenta con naves de este tipo, aquel país se encuentra vetado para trabajar con ellos, a causa de un mandato aprobado por el Congreso estadounidense.

El contrato entre SpaceX y la NASA, avaluado en $3.100 millones de dólares, le ahorra a la agencia espacial estadounidense cerca de $40.000 millones de dólares en relación a los últimos presupuestos requeridos para trabajar con Rusia.

Además, la tercerización de estas tareas a una empresa privada es el primer vínculo de este tipo que la NASA pacta, en el marco de la iniciativa del gobierno de Donald Trump de potenciar las industrias locales.

Próximas metas: la Luna y Marte

El vuelo de la Crew Dragon, enmarcado en la misión Demo-2, no tiene como única meta la renacionalización de la actividad aeroespacial estadounidense con este lanzamiento dirigido a la Estación Espacial Internacional.

Si este objetivo se logra con éxito, se estarán dando los primeros pasos para concretar la meta de la misión Artemis, que busca volver a llevar astronautas a la Luna, incluyendo a la primera mujer en participar en una misión de este tipo. Si todo resulta como lo planeado, esto se concretaría en 2024.

El proyecto es ambicioso, pues también está contemplada la futura exploración de Marte en algún momento, con el propósito de desarrollar el turismo espacial e incluso, establecer colonias humanas en el planeta rojo.

Apuesta por el turismo espacial

SpaceX fue concebida con el anhelo de desarrollar el turismo espacial. Hoy, esa meta forma parte de las prioridades del gobierno estadounidense y la NASA.

Para estos fines, el esperado lanzamiento de esta nave marca un antecedente decisivo: demostrar que es posible, mediante un mecanismo seguro, llevar astronautas a una órbita terrestre baja.

La cápsula desarrollada por SpaceX tiene espacio para siete tripulantes, lo que permitiría que las misiones de investigación puedan aprovecharse para fines turísticos también. Para que esto se concrete, una vez aseguradas las condiciones necesarias, se espera que la NASA anuncie que en alguno de sus lanzamientos con SpaceX haya espacios para participantes externos.

La empresa de Musk ya tiene terreno ganado en este negocio. A comienzos de este año, anunciaron que han vendido cuatro tickets espaciales a través de Space Adventures.

Astronautas de la misión Demo-2

Imagen: NASA TV

Como no ocurría hace tiempo, la atención volverá a centrarse sobre Robert Behnken y Doug Hurley (ubicados en la imagen a la izquierda y a la derecha, respectivamente), los astronautas que protagonizan esta misión desde el Centro Espacial Kennedy de la Nasa en Florida.

Este sábado el primer lanzamiento tripulado de SpaceX tendrá una nueva oportunidad a las 15:22 hora local (20:22 GMT). En caso de volver a generarse una nueva situación adversa, se pospondrá nuevamente para el domingo.

Si la experiencia logra el éxito esperado, será el precedente de una larga hoja de ruta que busca volver a posicionar a la NASA con una presencia más potente en la exploración espacial.

La transmisión del evento se hará a través de NASA TV. En su sitio, además de encontrar un enlace a su streaming de YouTube, podrás revisar en detalle el cronograma de esta misión.

Imagen del encabezado: NASA/SpaceX