Cognición encarnada: el problema de volcar nuestro pensamiento a un robot o un ordenador es que somos también nuestro cuerpo

Cognición encarnada: el problema de volcar nuestro pensamiento a un robot o un ordenador es que somos también nuestro cuerpo

En la ciencia ficción es habitual que una persona pueda volcar todos su pensamiento, su consciencia, su Yo, a un robot o a un ordenador. Que una máquina simule todos y cada uno de los procesos neuronales para que uno pase de existir en forma de átomos para existir en forma de bits.

Sin embargo, en el mundo real esto no sería tan sencillo porque nosotros no solamente somos nuestro cerebro. Es lo que se llama cognición encarnada o cognición corporal. Así pues, Neo, en Matrix, no sería Neo.


Embodied cognition

El pensamiento es fruto de la interacción de tu cerebro con el resto de los órganos, tu bioquímica particular, etc. Por ejemplo, el 95% de toda la serotonina que corre por nuestro cuerpo se halla en el intestino, y el estómago se comunica con el cerebro (bidireccionalmente) por el nervio vago.

Robot 3010309 640

Nuestro «yo» es una especie de propiedad emergente de todo nuestro cuerpo. A igual que si clonaras a Hitler cuando era pequeño, solo uno de los niños acabaría siendo Hitler porque el otro se criaría en otro ambiente, otro cuerpo (u otro formato o plataforma) también es «otro ambiente».

La cognición encarnada es la teoría de que muchas características de la cognición, ya sean humanas o de otro tipo, están formadas por aspectos de todo el cuerpo del organismo. Las características de la cognición incluyen construcciones mentales de alto nivel y desempeño en diversas tareas cognitivas.

La tesis de la mente encarnada desafía otras teorías, como el cognitivismo, el computacionalismo y el dualismo cartesiano.

La versión moderna de la cognición encarnada depende de los conocimientos extraídos de investigaciones recientes en psicología, lingüística, ciencia cognitiva, sistemas dinámicos, inteligencia artificial, robótica, cognición animal, cognición vegetal y neurobiología.

Así pues, la transformación o comunicación de la ‘información entrante’, cuya adquisición implica ‘exploración y modificación del medio ambiente’, interviene en los propios procesos cognitivos, en lo que pensamos y en cómo lo pensamos. Como explica Marcin Miłkowski en Explaining the Computational Mind:

Sería un error suponer que la cognición consiste simplemente en construir representaciones de información de entrada con la máxima precisión … la obtención de conocimiento es un trampolín para lograr el objetivo más inmediato de guiar el comportamiento en respuesta a los entornos cambiantes del sistema.

Así, como explico en el libro Inteligencia Artificial. El camino hacia la ultrainteligencia:

Así, se ha comprobado que, cuando se planea agarrar un objeto, en lugar de, por ejemplo, señalarlo, el cerebro ubica dicho objeto en el espacio de forma distinta. Es decir, que la acción corporal prevista altera el proceso cognitivo previo. También se ha comprobado que al representar físicamente una historia, el cerebro la retiene mucho mejor. Algunos investigadores incluso han afirmado que para comprender conceptos abstractos tales como la muerte, los lazos familiares o muchos términos matemáticos usamos nuestra comprensión, intuitiva e inconsciente, de acciones físicas como medir distancias o estimar tamaños visualmente.

La cognición encarnada todavía es una hipótesis de trabajo. No sabemos lo suficente sobre lo que significa pensar, lo que es el «yo», y un largo etcétera de dilemas que quizá son más filosóficos que científicos.

Es un desafío similar al de tratar de responder a la pregunta: cuando te teletransportas, habida cuenta de que copian cada una de las partículas que te constituyen, ¿la otra persona que materializan en otro lugar sigues siendo tú? Y si vaporizan el original en el proceso… ¿has muerto o sigues vivo? Podéis, si os apetece, profundizar en esta paradoja, que conecta con el barco de Teseo y el montón de arena de los filósofos megáricos en en el siguiente vídeo:


La noticia

Cognición encarnada: el problema de volcar nuestro pensamiento a un robot o un ordenador es que somos también nuestro cuerpo

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.