Intel habría recurrido a procesadores multichip para los Rocket Lake S, mezclando 10 y 14 nm

El diseño de procesadores con múltiples chips no es nada nuevo y se lleva haciendo desde hace décadas, aunque en contextos muy específicos. Sin embargo, la llegada de los Ryzen 3000 de AMD y la inclusión de un chip con los núcleos y otro con la lógica de funcionamiento ha puesto este tipo de diseño en primer plano. El éxito reside en que permite reducir los costes de producción al crear chips más pequeños y por tanto permite sacar más chips viables de cada oblea.