Amor, pérdida y traición — Nos adentramos en la historia de Immortal Realms: Vampire Wars

G¡Saludos, fans de PlayStation! Soy Atle, de Palindrome Interactive, y estoy emocionado de poder compartir con vosotros este nuevo vídeo entre bastidores centrado en el guion, los personajes y el escenario de nuestro juego de estrategia de próxima presentación, Immortal Realms: Vampire Wars, que llegará a PlayStation 4 el 28 de agosto.

El juego tiene lugar en la mítica tierra de Nemire, donde tres clanes vampíricos rivales llevan siglos gobernando sus respectivos territorios. Pero la guerra se cierne sobre el horizonte, y cada uno de los clanes se prepara para dejar en la estacada a los demás (¡lo sentimos!) y reclamar el Trono de sangre.

Aquí en Palindrome somos muy fans del “lore” vampírico, así que hemos intentado recoger las influencias de todo tipo de mitos de vampiros y combinarlos en una ficción oscura y retorcida para el disfrute de los jugadores. Además del nuevo vídeo, también os he preparado un resumen de los diferentes personajes y clanes con los que jugaréis en la campaña principal. Aparte de tener sus propias historias, motivaciones y tramas, cada clan opera además de un modo muy distinto en el juego… ¡Espero que disfrutéis descubriéndolos todos tanto como nosotros creándolos!

Dracul

El Dracul es el primer clan jugable de Immortal Realms: Vampire Wars. Descienden del primer vampiro y están gobernados por la monarquía inmortal de Vlad y Cecilia Dracul. Han sido la fuerza dominante de Nemire hasta donde alcanza la memoria, y tienen el control de Warmont: la sede del Trono de sangre. Viven en alianza con los humanos, y les ofrecen vida eterna y protección militar a cambio de su lealtad… y de su sangre. Los que prueban la sangre de los vampiros se convierten en sangres débiles, criaturas medio humanos medio vampiros que solo podrán ascender y convertirse en auténticos vampiros si demuestran su valor en la batalla.

Vlad es un líder obstinado, orgulloso y noble que gobierna con mano dura pero con cierta equidad. Tiene varios siglos de edad, pero sigue siendo relativamente joven para tratarse de un vampiro, y por eso no está del todo familiarizado con las historias de los clanes, especialmente con los Nosfernus.

Cecilia Dracul es una guerrera feroz. Fue humana en el pasado, antes de convertirse en la general de mayor confianza de Vlad, y más adelante en su mujer. Juntos llevaron la paz a Warmont y unieron a humanos y vampiros, pero lo cierto es que Cecilia anhela volver una vez más a la batalla. 

Moroia

Los Moroia viven en el norte congelado, en una tierra conocida como Esain. Han vivido en soledad durante siglos, dedicados a la alquimia de magia y sangre. Ambiciosos, astutos y escondidos tras una fachada de nobleza, los Moroia poseen un poder de magia mayor que cualquier otro clan, y son una fuerza a tener en cuenta.

Estos nobles místicos están liderados por Elizabeth Moroia, una antigua bruja que utiliza la maldición vampírica para mejorar sus habilidades de magia. Elizabeth es un ser egoísta y cruel incluso para los estándares vampíricos. No se puede confiar en ella, y vive solo para servir a sus propios intereses. Muchos años atrás, los Moroia se vieron envueltos en un conflicto devastador, y desde entonces estudian su magia negra con más profundidad.

Nosfernus

Los Nosfernus son un clan roto, una sombra oscura de lo que fueron. Sus ejércitos están formados mayoritariamente por monstruos irracionales, vampiros bestiales, otros no muertos, nigromantes y humanos adoradores de la muerte convertidos. Esperan el regreso de su líder, Urhammu, el mítico rey de los muertos. Su origen está envuelto en misterio, pero la leyenda habla de una historia con los también misteriosos Moroia.

Ahora que ya conocéis a los principales integrantes de la guerra de Nemire y habéis visto el vídeo, estáis más que preparados para elegir un bando cuando Immortal Realms: Vampire Wars salga a la venta el 28 de agosto en PS4. En la campaña principal jugaréis como los tres clanes a medida que esta oscura historia se desarrolla, pero… ¿en qué bando estaréis?