El Boeing 747 usa discos floppy para sus actualizaciones

Muchos usuarios no los han tocado en años. Las últimas generaciones ya confunden a sus iconos con máquinas expendedoras, y después están quienes tratan de almacenar cosas gigantescas en ellos. Los discos floppy ya no son relevantes en el mundo informático moderno, pero todavía tienen aplicaciones muy específicas, y aunque parezca mentira, son vitales para mantener a ciertos aviones en el aire: Así es: El Boeing 747-400 recibe actualizaciones críticas de software a través de discos floppy.


A mediados de julio, British Airways confirmó que su flota de 31 aviones Boeing 747-400 no regresará a los cielos. La pandemia de COVID-19 ha dejado a las aerolíneas al borde del abismo, y con medio siglo de servicio sobre sus alas (N. del R.: La variante -400 comenzó a volar en 1989), el virus no hizo más que acelerar lo inevitable.

Sin embargo, el retiro de estos aviones habilitó algunas posibilidades muy interesantes, especialmente en lo que se refiere a InfoSec. La gente de Pen Test Partners pudo ingresar a un Boeing 747-400, y compartió un recorrido completo en la reciente DEF CON 28. El vídeo se extiende por 25 minutos (de los cuales diez muestran el interior del avión), pero uno de sus cuadros comenzó a dar la vuelta al mundo en tiempo récord (07:49):



Sí, esa es una unidad de discos floppy. No hay «emuladores» ni otros trucos presentes. Los representantes de Pen Test Partners explican que la unidad es el punto de carga para la base de datos de navegación, que debe ser actualizada cada 28 días. No hay transferencias en línea aquí: Un ingeniero sube al avión, y carga los últimos datos disponibles manualmente. La práctica no sería exclusiva del 747-400: El Boeing 737 clásico recibe updates del mismo modo. Aviation Today exploró los inconvenientes detrás del uso de discos floppy en 2014, citando al tamaño de las actualizaciones, y la pérdida de integridad en los discos (error de CRC, etc.).


Nada más irritante que cargar un update de ocho discos… y tire error en el último

En resumen, los discos floppy se fueron de nuestras vidas digitales, pero siguen bastante activos en entornos industriales y sistemas «legacy». Tampoco debemos olvidar los famosos discos de ocho pulgadas utilizados por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en los silos nucleares, que pasaron a retiro el año pasado. Teniendo todo esto en mente, es muy probable que los discos floppy jamás desaparezcan por completo.


Fuente: Gizmodo


La entrada El Boeing 747 usa discos floppy para sus actualizaciones se publicó primero en NeoTeo.