Facebook quiere unas gafas de Realidad Aumentada respetuosa con la privacidad

Project Aria

No solo tenemos que desarrollar la tecnología necesaria para hacer posibles estas gafas, sino también determinar las mejores prácticas que respeten la privacidad de las personas, así como la

Desde Facebook Reality Labs imaginan un escenario futuro en el que las personas utilizarán gafas de Realidad Aumentada similares a las gafas convencionales, que ofrecerán todo un mundo de posibilidades mediante elementos insertados a través de una capa 3D.

Entre otros ejemplos, entienden que estas gafas permitiría la traducción de los textos que los usuarios se puedan encontrar en el entorno, por ejemplo, cuando viajan a un nuevo país, o bien permitirá mejorar la visión de sitios oscuros o recibir indicaciones cuando tengan que ir a un destino concreto.

Ahora bien, las gafas necesitarán tomar datos del entorno para poder ofrecer sus prestaciones acorde a las necesidades de los usuarios, pudiendo obtenerlas tanto en interiores y exteriores, incluso en presencia de personas.

En este punto quieren establecer una serie de mecanismos para que el funcionamiento de las gafas de realidad aumentada no choque de frente contra la privacidad de las personas que puedan pasar por el campo de visión del dispositivo.

A este respecto, acaban de desarrollar un dispositivo de investigación bajo el denominado Project Aria con el que, a través de una serie de sensores de vídeo y audio irán tomando datos desde el punto de vista de los usuarios, así como el movimiento de sus ojos y datos de ubicación.

En el fondo buscan que, mientras desarrollan la tecnología para unas futuras gafas de Realidad Aumentada, conocer la manera en la que puedan manejar mejor los datos que vaya tomando el dispositivo.

Para ello, se ha propuesto que unas 100 personas, entre trabajadores y contratistas de Facebook, lo pongan a prueba, tanto en el área de la bahía de San Francisco como en Seattle, ofreciendo la transparencia necesaria de cara a las personas que puedan encontrarse con los participantes.

Para ello, los participantes tendrán una vestimenta que los identifique e insten a los interesados a obtener más información del proyecto.

Además, el propio dispositivo también ofrecerá sus propios mecanismos que indiquen a las personas que entren en el campo de visión de que sus rostros están siendo captados por el mismo.

Los propios participantes también podrán evitar grabaciones en áreas donde esté prohibido, e incluso borrar segmentos de grabaciones a través de sus teléfonos móviles inteligentes.

Sin duda, es un interesante paso para lo que podríamos llegar a ver en el futuro, junto con las implicaciones que ello pueda conllevar.

Para más información, los interesados podrán conocer más de cerca el nuevo proyecto desde esta publicación.

Crédito de la imagen: Facebook